in

Vivir la vida más allá de los 100 años

Vivir la vida

Las investigaciones antienvejecimiento están consiguiendo empujar los límites para que podamos vivir la vida más allá de los 100 años.

Nacemos, vivimos, envejecemos y morimos. Éste es el ciclo natural de la existencia humana, sin embargo, algunas personas viven más que otras. La poseedora del récord mundial de la vida humana más larga es Jeanne Louise Calment de Francia, que vivió 122 años y 164 días. Pero ¿cuál el secreto de una larga vida?

Buscando la fórmula de vivir la vida

Los seres humanos somos complejos, y vivimos mucho por lo que retrasar el envejecimiento es algo muy importante para nosotros. La mayor parte de los estudios hasta la fecha se ha hecho en animales. Dos de las especies favoritas para este tipo de estudios son: Caenorhabditis elegans, una especie de nematodo (un diminuto gusano) que mide aproximadamente 1 mm de longitud y Mus musculus, el humilde ratón casero o de laboratorio.

Los gusanos generalmente no logran vivir la vida más allá de las dos o tres semanas, mientras que los ratones tienen una esperanza de vida superior, de alrededor de tres años, y ambos tienen una gran cantidad de genes que son bastante similares a los nuestros.

Utilizando estos modelos, los investigadores han identificó varias posibles vías para lograr vivir más, incluyendo células madre, restricción de calorías e incluso algunos medicamentos. Creen que con eso se podría detener el proceso de envejecimiento. Científicos de todo el mundo han estado tratando de encontrar las respuestas durante décadas, y después de años de investigación cuidadosa ahora hay una gran cantidad de conocimiento a la espera de ser probado en personas.

El CEO del Instituto Buck para investigación sobre el envejecimiento Brian Kennedy ha comentado:

«Somos una organización sin fines de lucro, un instituto de investigación médica que se centra en comprender el envejecimiento. Nos dimos cuenta en 1999 que el envejecimiento era el factor de riesgo más importante tras cualquier enfermedad significativa», explica.

«Creo que lo emocionante que hemos aprendido en la última década es que es realmente posible el envejecimiento lento en un ratón, o incluso en primates. El reto ahora es tomar ese conocimiento y aplícarlo a los seres humanos. No estamos hablando solo de vida útil; lo que realmente queremos hacer es ampliar la vida saludable: el período de tiempo que estás libre de enfermedades y funcional. Tenemos toda una serie de candidatos para frenar el envejecimiento, y el desafío ahora es averiguar cómo lograr probarlos».

¿Por qué envejecemos?

No hay una respuesta fácil a esta pregunta. Al igual que con casi todo lo demás en biología, es un combinación de genética y medio ambiente. Uno de las teorías más bien establecidas es que es un accidente de evolución. La famosa teoría de Charles Darwin explica que el ‘más apto’ o los animales mejor adaptados son los que se reproducen, transmitiendo sus genes a la próxima generación. Para obtener esto el azar, tienen que ser capaces de sobrevivir a través de sus primeros años, encontrar un compañero y ayudar a sus crías a llegar a edad adulta.

A lo largo de nuestras vidas nuestros cuerpos se dañan y comienzan a deteriorarse, pero después de la reproducción no importa tanto cuánto tiempo viven los animales. Por lo tanto, hay mucha menos presión para que evolucionen los genes que alarga la vida y revertir el daño. De hecho, incluso podría ser mejor en términos evolutivos vivir rápido y morir joven que vivir la vida más tiempo, si ello significa que tenemos una oportunidad mejor de transmitir los genes.

Factores que contribuyen al proceso de envejecimiento

Calorías

Esta es una de las áreas más establecidas de investigación. En ratones, ratas e incluso primates, limitar la ingesta de alimentos es el requisito mínimo para extender la vida útil.

Daños

Con el tiempo nuestro ADN comienza a acumular errores. Esto se debe a daños del medio ambiente como así como errores en las divisiones de nuestras células.

Células madre

Las células madre pueden reproducirse para reemplazar las que estén dañadas o desgastadas. A medida que envejecemos, se vuelven menos capaces de esta función, ralentizando la velocidad de reparación.

Inflamación

Se ha encontrado relación entre la inflamación crónica en muchas enfermedades relacionadas con la vejez, incluso cuando no hay infección contra la que luchar. De momento es una relación confusa, se sabe que existe pero se ha investigado poco todavía.

Telómeros

Los extremos de nuestros cromosomas son coronados con estiramientos de ADN protector llamado telómeros. Cada vez que una célula se divide parte de ellos se pierde porque se acortan.

Glicación

Moléculas afectadas por la glicación se forman en nuestros cuerpos con el tiempo. Producidas por la caramelización de nuestras proteínas (si tenemos una excesiva cantidad de glucosa en sangre) están implicadas en muchas enfermedades relacionadas con la edad.

Vivir la vida pero… ¿Tenemos un límite de edad?

En 2010, se estima que el 8% de la población mundial era mayor de 65 años. Para 2050, se espera que esta cantidad aumente al 16%, eso es alrededor de 1.5 mil millones de personas. Pero a pesar de este aumento aparentemente fenomenal en la esperanza de vida humana, en realidad ha habido pocos cambios en el límite de la edad humana en los últimos 2.000 años.

La media de la esperanza de vida ha estado subiendo a un ritmo bastante alto. Pero de los 70 a 73 años es la media de la esperanza de vida desde hace tiempo. La pregunta es si podemos extender ese tope todavía más.

Cambios en la esperanda de vida Vivir la vida

Ralentización de la reloj corporal

Las últimas investigaciones tienen como objetivo frenar el envejecimiento y extender los años en que podamos vivir la vida sin grandes problemas.

Casi todas nuestras células tienen 23 pares de cromosomas. Cada cromosoma contiene una larga molécula de ADN enrollada alrededor de una serie de proteínas para formar una forma de X, y los extremos son coronados con estructuras conocidas como telómeros. Estos han sido foco de la lucha contra el envejecimiento durante muchos años porque cada vez que tenemos divisiones celulares se hacen un poco más cortos. Finalmente el telómero es tan pequeño que la célula ya no puede seguir dividiendo.

Los telómeros pueden ser alargados de nuevo por una enzima llamada telomerasa, que se encuentra en algunas células madre. Sin embargo, en la mayoría de las células adultas la telomerasa se apaga. Algunas de las células más viejas mueren, mientras que otras simplemente dejan de dividirse y se vuelven ‘senescentes’, que literalmente significa ‘envejecer’.

Se están desarrollando estrategias para deshacerse de las células senescentes en el cuerpo. El problema siempre ha sido que no hay tantas células senescentes en el cuerpo, incluso en personas mayores. Podría ser el 5% del tejido, el 10% como mucho.

Así que el argumento siempre fue que si se trata de sólo una pequeña proporción de la tejido como pueden causar tanto efecto. Se está trabajando en que las células senescentes secretan factores que tienen mal efectos sobre las células de su entorno. La bioquímica y bióloga celular estadounidense Judith Campisi se centró en primer lugar en la investigación con ratones y ha desarrollado una manera de matar las células senescentes mediante ingeniería genética. Cuando haces eso, los animales se mantienen saludables más tiempo.

Campisi está trabajando ahora en la búsqueda de un medicamento que pueda producir los mismos resultados y nos permita vivir la vida sin problemas más tiempo.

Pero el objetivo no es necesariamente extender la vida útil. Estas células senescentes podrían contribuir al desarrollo de enfermedades relacionadas con la edad, y ese es el enfoque real para los investigadores. El objetivo es mantener a las personas sanas y funcionales por más tiempo. Si podremos vivir la vida más tiempo pero el gran objetivo es vivir más años mejor que conseguir un record de longevidad.

Pastillas antienvejecimiento

Una píldora para retardar el proceso de envejecimiento puede sonar inconcebible, pero en realidad hay algunos medicamentos candidatos a ello en este momento. Dos de los más se publicitan la rapamicina y la metformina. Se sabe desde hace mucho tiempo que la restricción de calorías puede extender la vida útil de los ratones, y los investigadores han identificado genes implicados en una vía de detección de nutrientes llamada diana de rapamicina (TOR).

Cuando las células tienen un montón de nutrientes, esta vía promueve el crecimiento, pero cuando los nutrientes son escasos, cambia la célula para reciclar sus propias moléculas.  La rapamicina es un fármaco que ya se usa en personas para prevenir el rechazo de los órganos trasplantados, y amortigua la actividad de la vía TOR, ayudando a cambiar al modo de reciclaje. La rapamicina retarda el envejecimiento en gusanos, moscas y en ratones, pero los efectos en seres humanos aún no se conocen.

Un candidato alternativo contra el envejecimiento es la metformina. Este medicamento disminuye la cantidad de glucosa hecha por el hígado y aumenta la absorción de glucosa de la sangre, y ya se utiliza para tratar la diabetes.

En gusanos y algunos ratones muestra que puede aumentar longevidad, y también parece disminuir el riesgo de enfermedades vinculadas con la edad en personas con diabetes. No está claro si el medicamento tendría algún beneficio en la salud de las personas y nos pueda permitir vivir la vida más allá de lo que lo hacemos actualmente, pero los investigadores en los Estados Unidos están deseosos de hacer un ensayo clínico para averiguarlo.

Se necesitan estudios en humanos para averiguarlo si estos fármacos realmente pueden retardar el envejecimiento.

El futuro de la lucha contra el envejecimiento

Por el momento, la mayor parte de la investigación antienvejecimiento del mundo de la ciencia se centra en la extensión de los años de vida saludables para evitar enfermedades, pero estamos en medio de una revolución, y no se sabe lo que estará disponible en unos años a partir de ahora.

Los científicos ya pueden construir extremidades biónicas que responden a los pensamientos del usuario, están aprendiendo el increíble potencial de las células madre, y pueden imprimir estructuras en 3D para trasplantar en el cuerpo. En el futuro, algunos esperan que sea posible ir más allá en biología, utilizando este tipo de avances para convertirse en ‘transhumanos’  vivir más tiempo y, en última instancia, engañar a la muerte por completo.

 Las ideas para el transhumanismo son ilimitadas y van desde aumento de las partes del cuerpo a través de la modificación genética y clonación hasta descargar  los pensamientos en memorias y vivir la vida para siempre como una máquina. Desgraciadamente, o afortunadamente, dependiendo de cómo se mire, este futuro todavía está muy lejos.

Sistema inmunitario

Tu cuerpo bajo asedio: el sistema inmunitario te protege

Salmón al horno con limón

Salmón al horno: plato rápido con limón e hierbas