in

Derribando 8 de las leyendas de la teoría de la evolución

Las leyendas de la evolución

El hombre a veces no asume la realidad de lo que le rodea y usa las leyendas para sentirse mejor. Eso nos calma de realidades que la ciencia se empeña en mostrarnos. ¿Para qué escondernos? Aprender es crecer y todo lo demás es actuar como un avestruz.

La circunvolución es una de las más significativas ideas científicas de todos los tiempos. Describe cómo las especies cambian con el tiempo o divergen para crear más de una especie descendiente. Explica cómo los seres humanos llegaron a ser tan inteligentes, porqué las jirafas son tan altas y cómo pueden desarrollar las bacterias resistencia a los antibióticos en pocos días.

Descubrir el pasado para conocernos mejor

La carrera por explicar la vida comenzó en serio en el siglo XIX. Durante décadas, naturalistas había sido fascinados por las similitudes entre diferentes animales, y durante este siglo más y más fósiles antiguos vieron la luz. Los científicos fueron comenzando a revelar que el planeta era mucho más viejo de lo que se pensaba. Quedó claro que los humanos no habían estado presentes tanto tiempo como las leyendas sugerían y que enormes animales habían existido pero ahora estaban extintos.

Un naturalista llamado Jean-Baptiste Lamarck reconoció que diferentes especies parecían adaptarse a sus entornos y que esto ocurría a lo largo de sus vidas pasando estos cambios a su descendencia. Lamarck pensó que las jirafas adquirieron sus cuellos largos tras el constante estiramiento para llegar a los árboles más altos para buscar comida ylos cuellos de sus descendientes iban creciendo.

Aunque la teoría de Lamarck era defectuosa, no explicó cómo sucedieron los cambios, hizo dos observaciones importantes: las especies podían cambiar gradualmente para adaptarse mejor a su entorno, y estos cambios se pasaron a las generaciones futuras.

Charles Darwin

Sobre la base de estas observaciones y sus extensos estudios de plantas y animales, Charles Darwin publicó lo que ahora se conoce como la teoría de la evolución por selección natural en 1859. Propuso que, en lugar de adaptarse durante sus vidas, los organismos varían ligeramente de sus parientes naturalmente y que algunos tienen rasgos que les ayudan a sobrevivir más tiempo y tienen más descendencia. Los que mejor se fueron adaptando eran los que más probablemente pasaban sus rasgos a la próxima generación, y así poco a poco la especie cambiaría.

En ese momento, Darwin no sabía muy bien cómo los rasgos podrían transmitirse de padres a la descendencia, y la teoría causó una gran cantidad de controversia y fue al saco de las leyendas y mitos. Sin embargo, en décadas posteriores descubrimos que los genes eran los vehículos que pasaron información de una generación a la siguiente y que pequeños cambios en el código genético proporcionan las pequeñas variaciones que impulsan la evolución. Hemos rastreado genéticamente árboles, descubierto innumerables fósiles y observado la evolución que ocurre en tiempo real tanto en el mundo salvaje como en el laboratorio.

Hoy en día, la teoría de la evolución ha sido expandida y desarrollada para convertirse en uno de los pilares clave de la biología. Sin embargo, todavía causa controversia, porque sigue siendo una de las más polémicas áreas incomprendidas de la ciencia. ¿Cómo lo hacemos?¿Por qué se llama «teoría» si los científicos saben que es verdad? ¿Y por qué no todos los monos evolucionado en seres humanos?

Las leyendas más comunes que rodean a Darwin y su teoría

  1. Descendemos entonces de monos, ¿por qué no todos los monos han evolucionado en humanos?

Este es quizás uno de los más grandes conceptos erróneos sobre la evolución, que los seres humanos descienden, paso a paso, de monos o simios. Puede ser que la conocida imagen de la ‘evolución del hombre’, que muestra una serie de simios que se vuelven cada vez más erguidos y humanos, ha ayudado a difundir la principal de estas leyendas.

En primer lugar, debemos tener absolutamente claro que monos y simios no son lo mismo. Los monos modernos se dividen en monos del nuevo mundo y monos del viejo mundo, ambos con grupos de especies de simios. Los simios son luego divididos de nuevo en simios menores (gibones) y grandes simios, que incluyen a los humanos. Así que nosotros ciertamente no descendemos de monos, pero ¿qué pasa con los simios?

Compartimos muchos rasgos con los otros grandes simios como los chimpancés, orangutanes o gorilas y son nuestros parientes vivos más cercanos. Pero tampoco son nuestros antepasados. Cada uno de los grandes simios, incluidos los humanos, evolucionaron independientemente de un ‘antepasado común’. Si rastreas fósiles humanos, gradualmente se vuelven cada vez más simios, con dientes más grandes, cerebros más pequeños y extremidades más fornidas. Y si rastreas a los chimpancés hacia atrás, también se vuelven más como ese antepasado común.

Si vuelves millones de años, la historia evolutiva de humanos y chimpancés converge eventualmente, y encontrarás que compartimos un antepasado común, que era una especie completamente diferente. Cada intersección en un árbol evolutivo, representa un antepasado común. Si rastreas aún más atrás, encontrarás un ancestro común entre los simios y los monos, entre todos los primates, entre todos los animales y así sucesivamente. Cada una de las ramas del árbol evolutivo continúa evolucionando, produciendo nuevas especies de todos los tamaños, formas y colores.

¿Descendemos del mono? Puedes decir eso como mil leyendas más. También seguro que encontraríamos un ante pasado común entre tú y tu cactus y no por ello vas alardeando de que sois familia. )

  1. No se puede probar la evolución. Sucede tan lentamente que es imposible de probar pero ello no significa que no exista

La evolución suele ocurrir a lo largo de millones de años, e incluso en varias vidas humanas no podemos esperar a ver algo tan dramático como la evolución de los dinosaurios en pájaros. El problema con el seguimiento de la evolución es que los cambios genéticos tienen que ser transmitidos por muchas generaciones antes de que los efectos se conviertan algo obvio. Si los animales viven mucho tiempo, es difícil verlos evolucionar ante nuestros ojos, pero eso no significa que no podamos ver la evolución sucediendo en tiempo real.

Durante la revolución industrial, Gran Bretaña atravesó un período rápido de cambio ambiental. Las fábricas produjeron hollín, que cubrió los árboles. Las polillas habían utilizado previamente abedules para el camuflaje, y era una ventaja estar pálido, porque las polillas oscuras destacaban contra la corteza y fueron rápidamente vistas y comidas por las aves. Pero una vez que llegó el hollín, ser más oscuro se convirtió en una ventaja. Rápidamente, el número de polillas más oscuras en la población creció a medida que sobrevivía y pasaba en su rasgo genético útil.

Si quieres otro ejemplo cambiamos de animal. Hemos estado simulando la evolución con perros durante siglos. Elegimos qué rasgos nos gustan y solo crían los perros que los tienen: por ejemplo los sabuesos han sido seleccionados por el olfato y la vista; los perros de pastoreo fueron criados por su buen pelaje que los proteja del tiempo; y los bulldogs fueron favorecidos por la cría selectiva que creó diferentes razas de perros por sus rostros aplanados. En el canino hecho por el ser humano la evolución todavía sucede hoy en día.

  1. Todo es una adaptación. Todos los rasgos tienen un propósito evolutivo
La evolución y sus mitos

Es tentador imaginar que hay una historia detrás cada rasgo, pero no todo es una adaptación, eso son leyendas sin base. Gran parte de lo que ves hoy sucedió por casualidad o como un efecto secundario de otra cosa que resultó ser útil. Otros son sólo restos de rasgos que solían ser útiles, pero no son realmente necesarios, ya no. La evolución a menudo implica compensaciones y compromisos, y está limitada por las adaptaciones que ya tiene un organismo.

  • Mutaciones fortuitas
    Muchos rasgos no tienen una razón o ventaja obvia y no son una adaptación. Por ejemplo, alrededor del 25% de la población son ‘superdegustadores’, es decir que experimentan el sentido del gusto con una intensidad mucho mayor.
  • Efectos secundarios
    Algunos rasgos son efectos secundarios de otros. El color de nuestra sangre no es una adaptación; en cambio, es un efecto secundario de la molécula que transporta oxígeno, la hemoglobina.
  1. La evolución explica los orígenes de la vida. Si la evolución explicase cómo ha cambiado la vida, seguramente debería explicar cómo comenzó todo

La evolución puede decirnos mucho sobre por qué la vida es el camino y cómo la vida cambia y se adapta con el tiempo, pero no pretende explicar cómo comenzó.

La evolución ya nos ha llevado hasta LUCA. ¿No sabes quién es LUCA? Last Universal Common Ancestor, el último antepasado común universal. Es el organismo a partir del cual evolucionó toda la vida en la Tierra. Gracias al seguimiento de genes y comparación de los genes de organismos en las dos ramas más antiguas de la árbol de la vida (arqueas y bacterias), se estima que LUCA vivió hace unos 3,8 mil millones de años y tenía al menos 100 genes.

La ciencia de la evolución puede darnos pistas sobre lo que se habría necesitado para empezar la vida, pero este rompecabezas aún no se ha resuelto y actualmente está siendo abordado por una serie de científicos que trabajan en biología y química y las ciencias de la Tierra. Pero, aunque no explique cómo comenzó la vida, la evolución explica lo que sucedió después.

  1. El ojo es demasiado complejo para haber evolucionado. La mitad del ojo humano no sirve de nada, así que… ¿cómo se han desarrollado estas intrincadas máquinas visuales?

Incluso Darwin tuvo problemas para imaginar que los ojos eran el producto de la evolución, pero si lo asumes paso a paso, empieza a tener sentido. En el nivel más simple, los ojos son manchas o parches de pigmentos que responden a la luz solar. Si estos pigmentos están en una superficie plana, solo detectan la luz y oscuridad, pero si se sumergen en hoyos, se pueden utilizar para decir en qué dirección viene la luz.

Entonces, si estos pozos se convierten en algo un poco más profundo, y la abertura comienza a cerrarse, forma el equivalente a una cámara estenopeica, restringiendo la luz que entra y produciendo imágenes reales. Si ese agujero de alfiler se cubre por una capa de células transparentes, el hoyo puede llenarse con líquido, lo que permite que una lente comience a formarse a partir de cristales en su interior. Esta lente ayuda con el enfoque, haciendo que las imágenes sean aún más nítidas.

Cada una de estas pequeñas adaptaciones puede dar a un organismo una ligera ventaja en su entorno, como ser capaz de cazar de manera más efectiva o detectar depredadores desde más lejos. Tras muchas generaciones para las que se selecciona la adaptación, la forma del ojo de la especie cambia gradualmente.

  1. No hay lagunas en el registro fósil. Los eslabones perdidos en los fósiles pueden darnos explicaciones asombrosas si somos capaces de localizarnos

Sería genial si pudiéramos ver el registro histórico de las líneas que trazaron la evolución a la modernidad de las especies paso a paso, pero los fósiles son muy raros. De todas las especies de mamíferos que actualmente están en peligro de extinción, sólo conocer fósiles del nueve por ciento de ellos. En el futuro, cuando miremos hacia atrás, sería como si el resto nunca existiera.

Los fósiles no se forman muy a menudo. Incluso para aquellos animales con el tipo de cuerpo adecuado, la fosilización depende mucho de cómo y dónde mueran. Además, por ejemplo, otros organismos devoran rápidamente a los muertos, eliminando todos los rastros de sus cuerpos.

Por todo ello, y fuera de leyendas, las lagunas en el registro fósil son inevitables. Sin embargo, se están descubriendo nuevos fósiles, y muchas especies ‘transitorias’ se han identificado y proporcionan soporte para la teoría evolutiva. Por ejemplo los caballos de hoy en día evolucionaron a partir de ancestros del tamaño de un perro con pies de varios dedos. El registro fósil muestra varios pasos intermedios, mostrando cómo se perdieron dedos, se acortaron y se combinaron para formar la pezuña que nosotros conocemos.

  1. La selección natural impulsa toda la evolución ¿Es la supervivencia del más apto la única forma en que ocurre la evolución?

Las mutaciones aleatorias de los genes pueden hacer que algunos individuos sean ligeramente diferentes a los demás, creando variación genética. Depredadores, competencia y otros factores ambientales pueden ejercer presión sobre organismos, y aquellos con las adaptaciones más útiles tienen más probabilidades de sobrevivir y reproducirse, transmitiendo sus genes a su descendencia.

Éste proceso, llamado selección natural, es lo que es famoso por describir Darwin, pero no es la única manera en que la evolución puede ocurrir. Otro mecanismo importante se llama deriva genética. Aquí, en lugar de los rasgos que se seleccionan se pierden o se vuelven más comunes debido a un evento aleatorio. Esto puede suceder si las poblaciones se separan o si algunos individuos mueren, sobre todo si el tamaño de la población es pequeño.

  1. La evolución es ‘sólo’ una teoría. No, sabemos con certeza que la evolución ocurre y no se trata de simples leyendas

Esto es difícil de discutir, dado que la palabra ‘teoría’ está ahí mismo en su título, pero el verdadero problema es la palabra «sólo». En ciencia, no hay nada como ‘sólo’ en una teoría. En la conversación general, la palabra ‘teoría’ e se usa indistintamente con palabras como ‘corazonada’, ‘especulación’ y ‘creencia’. Es una forma difusa de indicar que crees que algo podría ser cierto, pero no tienes la evidencia para respaldarlo

Este no es el caso en la ciencia. La evidencia de la evolución está escrita en todo nuestro ADN en un vasto cuerpo de evidencia Muchos principios de la ciencia, incluida la evolución, se centran en torno a las teorías, por ejemplo, que la Tierra orbita el Sol (teoría heliocéntrica) y que los seres vivos están hechos de células (teoría celular). Proporcionan una explicación de lo que vemos y se puede utilizar para predecir lo que podría suceder en el futuro. La evidencia de la evolución es convincente, y la teoría se ha confirmado repetidamente en diferentes maneras.

El registro fósil, aunque incompleto, demuestra la progresión de los organismos a lo largo del tiempo. Esto es apoyado por lo físico, similitudes químicas y genéticas entre los seres vivos, y hay un montón de ejemplos de la vida real por ahí de que lo organismos cambian visiblemente tras varias generaciones. Cuantas más pruebas encuentren los científicos, más refuerzan las ideas de Darwin y tiran por tierra las leyendas. La evolución es no ‘sólo’ una teoría, porque en la ciencia una teoría es uno de los más fuertes y convincentes argumentos que se pueden hacer.

YouTube Music

YouTube Music: la plataforma de música de Google no es la nº1

Poke en bocata

Poke en bocata con 3 huevos y mucho sabor