in

Cinta adhesiva y polvo forman un robot que podría reparar órganos

Robot hecho de cinta adhesiva y polvo de metal

Un poco de cinta adhesiva y algo de polvo pueden convertirse en un robot que se transforma en varias formas bajo la dirección de un campo magnético.

Este tipo de robots ya no son una utopía y pueden algún día usarse para reparar las roturas de circuitos en los equipos o incluso, dentro del estómago humano, podrían usarse para aplicar parches en úlceras gástricas.

Robots blandos que no tienen baterías, motores o electrónica y que son alimentados y controlados desde un distancia por luz o imanes.

Más allá de los usos de Mac-Gyver de la cinta adhesiva

Un equipo de investigadores de la Universidad China de Hong Kong encabezado por Zhang Li han descubierto que un  robot controlado por un imán puede crear fácilmente y a bajo coste usando cinta adhesiva sobre la que colocan una cera no pegajosa en la que se ha impreso sin cera un patrón específico.

Luego un polvo de micropartículas magnéticas con neodimio, boro y hierro se aplica a la cinta adhesiva pero este no se llega a adherirse a las partes que contienen cera. Con acetato de etilo se disuelve la cera y estamos ante un robot magnético con forma precisa.

Más datos de la investigación en ScienceAdvances doi.org/h48d

Zhang dice que el robot podría ser fácilmente automatizado. Además de que se podría lograr un tamaño diminuto, la gran ventaja es que podríamos imprimir rollos largos en una imprenta.

Estos dispositivos podrían usarse en el futuro para administrar medicamentos o realizar procedimientos médicos simples en órganos como el estómago o los intestinos. 

Su equipo creó robots de cinta adhesiva y polvo metálico de varias formas de alrededor de un centímetro cambiando su geometría sobre y orientación de un campo magnético. Un dispositivo fue capaz de arrastrarse a través de la superficie de tejido estomacal de cerdo en el laboratorio y colocar un pequeño parche terapéutico en una úlcera gástrica.

Hay flecos importantes sobre los que trabajar

Sin embargo, no todo está logrado. Hay obstáculos que superar para este ingenio de cinta adhesiva antes de su uso en el cuidado de la salud. Actualmente usan un tipo de imán fuerte, poco seguro ya que puede ser tóxico para las células.

Matthew Sparkes https://www.newscientist.com/

Trasplante organos animales en humanos

Órganos alterados genéticamente en personas con muerte cerebral

Noruega mucho más que un crucero por los fiordos

Fotos (Noruega): lo que esconde el frío de Longyearbyen, islas Svalbard