in

Meningitis: reconocer esta enfermedad podría salvar la vida de alguien

Meningitis - Vacuna - Edad

Si hablamos de la meningitis lo primera que se nos viene a la cabeza es la palabra vacuna, lo siguiente es, cuando tenemos niños, a qué edad debemos ponerla. Es un problema que nos preocupa y es una enfermedad potencialmente mortal de la que solemos saber muy poco.

¿Qué es la meningitis?

Meningitis significa inflamación de las meninges, los tejidos que cubren el cerebro y la médula espinal. Normalmente, un escudo llamado barrera hematoencefálica (BHE) mantiene a las bacterias, virus y hongos alejados de esta delicada estructura, pero a veces logran abrirse paso. Cuando esto sucede, una infección puede comenzar a crecer en el líquido que rodea el cerebro. A medida que el sistema inmunológico trata de controlar la infección, las meninges se inflaman. Esto conduce a tres síntomas clásicos: un dolor de cabeza muy fuerte, fiebre y rigidez en el cuello.

El riesgo de meningitis es mayor en los muy jóvenes, los muy viejos y las personas con sistemas inmunitarios debilitados. Pero la enfermedad puede afectar a cualquiera.

La meningitis es más grave cuando las bacterias son la causa. Si estos gérmenes entran en el torrente sanguíneo, no solo causan hinchazón en el cerebro, sino que también pueden provocar envenenamiento de la sangre, a veces conocido como septicemia.

Las bacterias dañan las paredes de los vasos sanguíneos, haciendo que la sangre se filtre. Esto crea una erupción distintiva que se ve como pinchazos rosados, rojos o púrpuras debajo de la piel.

La meningitis viral

La meningitis viral suele ser menos grave y rara vez conduce a la septicemia, pero puede ser difícil saber en una etapa temprana qué tipo de organismo está enfermando a alguien. Por esa razón, la sospecha de meningitis es siempre una emergencia médica.

Mirar la sangre de una persona, o una muestra del líquido alrededor de su columna vertebral, puede revelar exactamente qué organismo está causando la meningitis. Pero obtener los resultados de pruebas como estas lleva tiempo. Si hay alguna posibilidad de que las bacterias puedan ser responsables, los médicos tienen que responder rápidamente. Deben introducir antibióticos directamente en la sangre de una persona a través de una vena.

La historia de esta enfermedad

No fue hasta finales del siglo XIX que los médicos se dieron cuenta de que las bacterias causaban meningitis. Casi al mismo tiempo, se desarrolló el primer tratamiento exitoso. Conocido como antisuero, estaba lleno de moléculas inmunes llamadas anticuerpos. Los médicos lo recogieron de caballos o personas que ya se habían recuperado de la meningitis.

Los anticuerpos funcionaron como misiles autoguiados, rastreando y eliminando bacterias. Pero el tratamiento era arriesgado. Una solución mucho más segura llegó cuando Alexander Fleming descubrió el primer antibiótico, la penicilina. Todavía se utiliza para tratar la meningitis bacteriana hoy en día.

Prevención

La mejor manera de proteger a las personas y su salud contra la meningitis es la vacunación. Pero debido a que la meningitis puede tener muchas causas, no hay una solución de una sola inyección. En cambio, los investigadores han desarrollado toda una gama de vacunas para proteger contra tantas bacterias y virus como sea posible.

Varias de estas vacunas se dirigen a las bacterias meningocócicas. Estos incluyen las vacunas antimeningocócicas del serogrupo B (MenB) y la vacuna ACWY contra la meningitis. Las letras indican las cepas de bacterias meningocócicas contra las que protegen las inyecciones.

Otro conjunto de vacunas contra la meningitis enseña al sistema inmunitario a combatir la bacteria Haemophilus influenzae tipo B, o Hib para abreviar. Hib solía ser la principal causa de meningitis en menores de cinco años antes de que se introdujera estas vacunas. Ahora los bebés reciben una vacuna seis en uno que los protege contra esta peligrosa infección.

También está disponible una vacuna combinada hib/MenC y existe la vacuna antineumocócica, que protege contra las bacterias neumocócicas, y la vacuna MMR, que protege contra la meningitis viral causada por el sarampión, las paperas y la rubéola.

Meningitis

Meningitis: edad para ponerse la vacuna

Vacuna conjugada frente al Haemophilus influenzae tipo b (Hib)

Tres dosis: primovacunación a los 2 y 4 meses y refuerzo a los 11 meses con hexavalentes.

Vacuna frente al meningococo B (MenB) 4CMenB

Tres dosis: se iniciará a los 2 meses de edad, con 2 dosis separadas por 2 meses y un refuerzo a partir de los 12 meses. Este refuerzo siempre que hayan pasado, al menos, 6 meses de la última dosis de primoinmunización.

Se puede coadministrar con las otras vacunas del calendario, aunque podría producir más fiebre. Por ello también se podría aplicar con una separación de 1 o 2 semanas con las otras vacunas inactivadas inyectables, hasta los 12 meses, para minimizar su posible reactogenicidad. No es necesaria la separación de 1 o 2 semanas con las vacunas MenACWY, triple vírica, de la varicela y del rotavirus.

Para el resto de las edades la recomendación es de tipo individual con cualquiera de las dos vacunas (4CMenB o MenB-fHbp).

También se recomienda a cualquier edad en grupos de riesgo:

  • asplenia anatómica o funcional
  • déficit de factores de complemento
  • tratamiento con eculizumab o ravulizumab
  • receptores de trasplante de progenitores hematopoyéticos
  • infección por VIH
  • episodio previo de EMI por cualquier serogrupo y contactos de un caso índice de EMI por serogrupo B en el contexto de un brote epidémico

Vacuna conjugada frente al meningococo C (MenC) y vacuna frente a los meningococos ACWY (MenACWY)

Una dosis de vacuna conjugada MenC-TT a los 4 meses de edad. A los 12 meses y a los 12-14 años se recomienda una dosis de la vacuna MenACWY, aconsejándose un rescate progresivo hasta los 18 años de edad.

En CC. AA. donde no está incluida a los 12 meses la vacuna en calendario sistemático, si los padres deciden no administrar MenACWY, deberá aplicarse la MenC-TT financiada por su comunidad. Para el resto de las edades la recomendación es de tipo individual.

También se sigue recomendando especialmente MenACWY para niños y adolescentes que vayan a residir en países en los que la vacuna se indique a esa edad (EE. UU., Canadá, Argentina, Reino Unido, Austria, Grecia, Holanda, Italia y Suiza) y para los que tengan factores de riesgo de EMI: asplenia anatómica o funcional, déficit de factores del complemento, tratamiento con eculizumab o ravulizumab, receptores de trasplante de progenitores hematopoyéticos, infección por VIH, episodio previo de EMI por cualquier serogrupo y contactos de un caso índice de EMI por serogrupo A, C, W o Y en el contexto de un brote epidémico.

Los viajeros a La Meca por razones religiosas y al llamado cinturón de la meningitis africano durante la estación seca deben recibir también MenACWY.

https://www.mscbs.gob.es/adolescentes-meningo/home.htm

https://www.mscbs.gob.es/CalendarioVacunacion_Todalavida.pdf

Teoria del color www.pizquita.com

El color: consejos rápidos, sencillos y divertidos sobre la teoría del color

Naranja amarga

La naranja amarga: fuente fabulosa de vitamina C y nutrientes esenciales