in

Fobias: la ciencia del miedo y sus 1.000 variedades

Fobias en Pizquita.com

Las fobias y miedos siempre están al acecho. Estás en casa, en soledad, por la noche. Se oye un fuerte accidente. En un instante tú corazón comienza a correr, tus músculos se tensan y la respiración se acelera. Estás inmediatamente alerta, preparado para luchar o huir de la fuente del sonido, que resulta ser una pila de libros que se caen de esa estantería que deberías haber arreglado. Sin embargo, en ese momento tu cerebro y cuerpo instintivamente reaccionaron como si hubieses estado en peligro de muerte.

El miedo es una de nuestras emociones primarias más fuertes. Hay un gran mundo malo por ahí, y tener miedo a ciertas cosas nos protege del peligro potencial para asegurarnos de que sobrevivimos.

Alguno los miedos evolutivos están cableados en nuestro cerebros, pero también podemos desarrollar nuevos miedos a lo largo de nuestras vidas. De niños nos damos cuenta de lo que hace que nuestros padres se muestren ansiosos, y podemos también aprender a temer ciertas cosas después de experiencias negativas.

A pesar de esto, la mayoría de nosotros somos capaces de ignorar nuestros miedos cuando está claro que no estamos en ninguno peligro inmediato. Podemos disfrutar de la vista desde la parte superior de un rascacielos en lugar de preocuparnos por caer, o apagar las luces sabiendo que un depredador no nos devorará por la noche.

Las fobias

Sin embargo, las personas con fobias tienen una respuesta de miedo excesivo que causa angustia física y psicológica. Estos miedos extremos se dividen en tres diferentes grupos: agorafobia, fobia social y otras fobias.

  • La agorafobia se conoce generalmente como el miedo a los espacios abiertos, pero se aplica al temor a cualquier situación difícil donde la ayuda no estaría disponible si algo sale mal.
  • La fobia social es el miedo intenso a interactuar con las personas
  • Las fobias específicas son el miedo a una situación, actividad o cosa en particular.

Estos miedos irracionales pueden causar importantes interrupciones en la vida cotidiana; alguien con la acrofobia (un miedo extremo a las alturas) puede experimentar un ataque de pánico simplemente tratando de caminar al otro lado de un puente. Dependiendo del desencadenante de su fobia, los enfermos a menudo llevar a grandes extremos para evitar situaciones que pudieran afectarles.

La causa de las fobias no siempre está clara, pero en muchos casos están relacionadas con la experiencia o presenciar de un evento traumático. Por ejemplo alguien puede desarrollar cinofobia (el miedo a perros) después de ser mordido. Pero aunque el desencadenante sea racional o irracional, tan pronto como el cerebro registra un estímulo de miedo que activa la respuesta de lucha o huida, preparando el cuerpo para la acción.

Miedos naturales

Algunos de nuestros miedos se han desarrollado como una respuesta evolutiva al peligro.

Oscuridad

La vista es posiblemente nuestro sentido más importante. Cuando nos enfrentamos a la oscuridad, somos vulnerables, sin darnos cuenta de lo que pasa a nuestro alrededor. Por la noche nuestros primeros antepasados eran se arriesgaban a ser atacados por depredadores nocturnos.

Un estudio de 2011 encontró que incluso hoy en día, la mayoría de los ataques de leones africanos a seres humanos ocurren después del anochecer y son más frecuentes cuando la luna está por debajo del horizonte. Aunque ser cazado mientras dormimos no es un riesgo para la mayoría de nosotros, estamos instintivamente más ansiosos cuando no podemos ver.

Alturas

El miedo a las alturas es necesario para nuestra supervivencia, asegurando que somos cautelosos en situaciones en las que podríamos lesionarnos a nosotros mismos. Para estudiar esto, los investigadores crearon una plataforma rodeada por un material transparente, dando la ilusión de un acantilado, y pusieron a niños pequeños en la plataforma para probar su reacción.

Encontraron que la mayoría los bebés no trataron de pasar a la sección transparente, lo que sugiere que inherentemente trataban de evitar arriesgarse a una caída. Cuando nuestros antepasados exploraron el mundo, este miedo aseguró que desconfiasen al subir a alturas peligrosas.

Criaturas venenosas

Si bien es posible que no estemos aterrorizados ante ellos de nacimiento, la evidencia sugiere que estamos predispuesto a detectar y reconocer arañas y serpientes más rápidamente que a otros animales amenazantes.

Una teoría es que nuestros ancestros, evolucionando en un mundo dominado por reptiles, necesitaban identificar y reaccionar a las serpientes para evitar convertirse en cena. Otra hipótesis es que nuestros antepasados evolucionaron en África coexistiendo con una serie de arañas venenosas durante millones de años, por lo que ser capaz de detectarlos y evitarlos era una habilidad vital.

Fobias y miedos

¿Son genéticos los miedos? Sus fobias podrían transmitirse a través de generaciones en el ADN

Anteriormente se asumía que todos los miedos irracionales se aprenden a través de la experiencia personal o nos los enseñan otros. En los casos en que una persona desarrolla una fobia relacionada con un evento traumático en su pasado, este es muy probablemente el caso.

Si alguien casi se ahoga mientras nada en el mar, por ejemplo, no sería sorprendente que desarrolle acuafobia (el miedo al agua). El cerebro hace una conexión entre la situación y la sensación de dolor y pánico y lo lleva a la memoria. Sin embargo, ahora se piensa que algunas fobias tienen un origen genético. Los gemelos idénticos es probable que compartan los mismos miedos irracionales que gemelos no idénticos, incluso si se separan el uno del otro.

Experimentos con ratones han demostrado que los miedos que se desarrollan se pueden transmitir a los hijos e incluso a los nietos. Los ratones estaban condicionados a temer el aroma de la acetofenona, una sustancia química de olor dulce. Los investigadores encontraron que los cachorros de los ratones condicionados también se ven sobresaltados por el aroma.

Una explicación para esto podría ser que el padre de los ratones se comunican con sus cachorros para enséñeles a qué temer. Los estudios han encontrado que cuando los ratones tienen miedo liberan feromonas que actúan como una señal de alarma para otros ratones.

Sin embargo, en el experimento de acetofenona los cachorros demostraron ser sensibles al olor desde la primera vez que se encontraron con él. Además algunas crías de ratones fueron fomentadas por ratones no condicionados. Los no condicionados padres adoptivos no tenían miedo del olor, pero los ratoncitos si, lo que sugiere que el origen del miedo es genético más que social.

No está claro exactamente cómo el miedo condicionado se transmite a las generaciones futuras de ratones, pero la teoría actual es que se debe a algo llamado herencia epigenética. El proceso de acondicionamiento conduce a la modificación química que cambian la expresión génica (qué genes están encendidos o apagados) sin cambiar la secuencia de ADN en sí.

Los investigadores encontraron que los ratones condicionados y su descendencia desarrollaron más receptores de olor en sus cerebros en comparación con los ratones no condicionados. Con más de estos receptores pueden detectar la presencia de acetofenona a concentraciones más bajas y así son alertados de ello más fácilmente.

La epigenética es un área de investigación relativamente nueva, pero es lógico que los miedos y otros recuerdos de una forma similar también en los humanos.

Las terapias

Terapia de exposición

El objetivo de la terapia de exposición es desensibilizar gradualmente al paciente a la fuente de sus fobias. Se expone a los pacientes a situaciones de menor a mayor grado de terror para ellos.

El paciente trabaja con un psicólogo para trabajar sistemáticamente su camino a través de la lista, utilizando técnicas de relajación u otros afrontamientos hasta que estén cómodos con cada etapa. El cerebro del paciente aprende a relacionar cada situación de miedo con la calma, reduciendo su ansiedad.

Terapia cognitivo-conductual

El objetivo de la terapia cognitivo-conductual es cambiar la forma en que pensamos acerca de ciertas situaciones. Se piensa que los problemas de ansiedad son causados por la interpretación negativa de los acontecimientos en lugar de los propios eventos.

La TCC es una terapia que ayuda a los pacientes a evaluar sus reacciones a situaciones, reemplazando la preocupación con pensamientos más útiles o realistas. Las exploraciones cerebrales de los pacientes indican que la TCC reduce la hiperactividad en la amígdala y el hipocampo que se asocia a las fobias.

Los estudios también han demostrado que la TCC es eficaz como indicación en el tratamiento de muchos trastornos de ansiedad.

Terapia de realidad virtual

La terapia de exposición no es una opción viable para todas las fobias, pero la tecnología moderna ofrece una alternativa. Avances en lo virtual de los sistemas de realidad significan que los pacientes pueden ahora enfrenta sus miedos a través de unos auriculares sin necesidad de hacerlo en el mundo real.

Esto permite a los pacientes hacer frente a cualquier número de situaciones en relación con su fobia mientras saben no corren peligro físico. Por ejemplo, alguien con fobia a volar pueden tomar un curso de sesiones en el que subir a un avión virtual y experimentar despegues, turbulencias y aterrizajes sin tener que comprar un billete de avión cada semana.

Top 10 de las fobias más extrañas

Xantofobias
El miedo al color o palabra amarillo.

Papafobias
Miedo al Papa o representante de la iglesia católica

Socerafobias
Un miedo irracional a los suegros. Si es a la suegra únicamente se trata de penterafobia

Lutrafobias
El miedo irracional a la nutria

Heliofobias
Miedo al Sol, luz solar, o luces brillantes.

Arachibutirofobias
Miedo a algún tipo de alimento.

Tripofobias
Un miedo intenso a mirar o estar cerca de figuras geométricas muy juntas, agujeros pequeños o protuberancias.

Fobofobias
El miedo a desarrollar una fobia.

Somnifobias
El miedo a dormir.

Omphalofobias
El miedo a los ombligos.

HomeKit Apple

HomeKit: el hogar inteligente del futuro es ya una realidad

Cordero al estilo marroquí con pasas

Cordero: 1 paletilla al estilo marroquí con pasas