in

Atolón Bikini ¿Cómo es posible su sorprendente recuperación?

Atolón Bikini

Aunque nos centremos en saber lo que ocurre en el Atolón Bikini, sabemos que nuestro mundo está siendo arrasado. Asolado por accidentes nucleares, incendios forestales, erupciones volcánicas, desastres petroleros… El planeta Tierra está siendo devastado cada vez con mayor frecuencia por catástrofes devastadoras.

Pero los investigadores siguen viendo señales de que los ecosistemas pueden recuperarse, incluso después de lo que parece ser una destrucción total. ¿Cómo es posible?

Atolón Bikini

Han pasado más de 60 años después de la última prueba nuclear en el atolón Bikini donde Estados Unidos detonó 23 armas nucleares entre 1946 y 1958. No eran bombitas.

Una de ellas por ejemplo, lanzada en 1954 durante la prueba de Castle Bravo, era unas 1.000 veces más potente que las bombas arrojadas sobre Hiroshima y Nagasaki durante la Segunda Guerra Mundial. Durante la prueba de Castle Bravo, la temperatura del agua aumentó en 54982,222 °C, peces y corales fueron lanzados al aire y un cráter de más de 76 metros  de profundidad y  1.610 metros de ancho permanece en el fondo del mar.

El gobierno de Estados Unidos evacuó a los residentes antes de las pruebas. Prometió que podrían regresar después, pero el suelo y el agua estaban contaminados por la radiación. La agricultura y la pesca se volvieron peligrosas y el atolón quedó inhabitable.

Un desastre

Las 23 islas del atolón Bikini, a medio camino entre Hawái y Australia, pueden parecer un paraíso, pero no. Las aguas subterráneas están contaminadas y los cocos son radiactivos. Los arrecifes de coral, sin embargo, se están recuperando e incluso prosperando. Los científicos creen que las corrientes oceánicas han reemplazado el agua de mar contaminada y han devuelto el ecosistema a la vida. Y como desmostración las grandes masas de peces, tiburones de arrecife y colonias de coral, más grandes que automóviles, que podemos encontrarnos.

Coco del Atolón Bikini

Una posible excepción es el cangrejo de los cocoteros (birgus latro), que se da un festín con la fruta que le da nombre. Las palmeras concentran la radiación del suelo y las aguas subterráneas, lo que hace que los cocos sean radiactivos. Aunque los cangrejos no sufren efectos nocivos obvios, los científicos están secuenciando su genoma para averiguar que sucede realmente.

El submarino USS Apogon (SS-308), un submarino de clase Balao, sobrevivió a la Segunda Guerra Mundial sólo para ser hundido durante la prueba nuclear «Baker» el 25 de julio de 1946 en el atolón Bikini. Hoy en día, el buque desaparecido está cubierto de coral y, por lo tanto, sirve como refugio acogedor para una variedad de vida marina.

Vuelve la vida

Incluso hoy en día los niveles de radiación siguen estando muy por encima de un límite seguro para vivir. Pero la vida está tratando de volver de lo más violento que le hemos hecho, y eso es una señal esperanzadora. De hecho, la flora y la fauna en la tierra y en el mar han mostrado fuertes signos de recuperación en menos de un siglo. Y un siglo es un abrir y cerrar de ojos en la historia de nuestro planeta.

Debido a que se han quedado solos, los peces están prosperando, los tiburones son más abundantes y las colonias de coral son grandes y florecientes. El atolón Bikini es solo uno de los muchos biotopos en nuestro planeta que ilustran la notable resiliencia de la naturaleza. Y por primera vez en la historia de la humanidad, los científicos pueden observar estos procesos regenerativos en tiempo real, registrando cómo reacciona la naturaleza ante un desastre ambiental y la destrucción del hábitat, y la velocidad a la que se recupera.

Vida en el Atolón Bikini

Gracias a la vigilancia que permite el monitoreo moderno de alta tecnología, el mundo se ha convertido en un laboratorio gigantesco. Los científicos pueden monitorear con precisión los desarrollos, comparar datos y analizar procesos regenerativos complejos. Al hacerlo, están viendo lo mismo una y otra vez. Independientemente de si la destrucción es causada por una explosión nuclear, una erupción volcánica, un derrame de petróleo o un bosque quemado, es seguido en un tiempo relativamente corto por el inicio de procesos dinámicos de autocuración que estaban muy subestimados hasta ahora.

Bienestar: pasos para una salud de hierro

Bienestar: 7 nuevos pasos para una salud de hierro

5 límites del cuerpo humano

5 límites del cuerpo humano