in

5 límites del cuerpo humano

5 límites del cuerpo humano

El cuerpo humano sorprende siempre. Y sorprendente fue una imagen que viajó por todo el mundo. En la primavera de 2019 se vio a cientos de personas haciendo cola en las laderas nevadas del monte Everest durante una hora y media, esperando para embarcarse en el ascenso a la cumbre. El sueño que todos compartían: pararse en el punto más alto del planeta, un lugar al que relativamente pocas personas han llegado.

Una diferencia importante hoy en día es que más personas en un día pueden estar esperando turno para subir que el número total de personas que escalaron el Everest en las primeras tres décadas después de que Edmund Hillary y Tenzing Norgay completaran el primer ascenso exitoso en 1953.

La vida y la sociedad siempre están cambiando, como el cuerpo humano, y cada vez son más las personas que buscan alcanzar metas personales cada vez más ambiciosas. En una encuesta realizada en 2015, más de la mitad de los encuestados dijeron que estarían dispuestos a que se les insertaran implantes en su cuerpo para superar los límites que la naturaleza ha puesto a la capacidad humana.

Eso plantea la pregunta de dónde se encuentran esos límites: ¿Podría una persona decidir arbitrariamente extenderlos y, de ser así, en cuánto? Constantemente escuchamos acerca de personas que empujan sus límites y entrenan sus mentes y cuerpos en un esfuerzo por llegar al extremo. Estos intrépidos individuos demuestran dónde están actualmente los límites y a través del ejemplo de sus audaces acciones plantean la posibilidad de empujarlos aún más lejos.   

Con este listado tendrás una idea de dónde se encuentran los límites naturales del cuerpo, y hasta dónde se pueden empujar.

37 grados centígrados

Es la  considerada  temperatura corporal normal. En la práctica, sin embargo, oscila entre 36 y 38 grados, determinados en parte por cuándo y cómo se mide. Si alguien tiende a tener los pies fríos, por ejemplo, la temperatura del pie podría no ser superior a 25 grados. Pero también depende de la hora del día (más bajo por la mañana y más alto hasta 1 grado por la noche). Aquellos que intentan escalar el monte Everest tienen que lidiar con temperaturas ambientales promedio de 33 bajo cero, unos 54.4 grados más bajas que su temperatura corporal regular.

La temperatura ideal para el cuerpo humano

30 grados centígrados es la temperatura ideal del aire que evita que el cuerpo desnudo de una persona se enfríe, pero el cuerpo de cada persona es resistente al frío o al calor en un grado variable. Montañeros profesionales utilizan entrenamiento y equipos especiales para extender su tolerancia al frío.

15-25 puntos fríos

Por centímetro cuadrado es la densidad promedio de los termoreceptores fríos en los labios humanos, que es aproximadamente cinco veces más que la densidad de los dedos. Además de fibras nerviosas sensibles al tacto, el cuerpo también tiene fibras termosensoriales que son muy sensibles a las temperaturas calientes y frías. En la mayoría de las áreas del cuerpo hay de 3 a 10 veces más puntos sensibles al frío que puntos sensibles al calor, y están conectados a fibras nerviosas que son estructuralmente diferentes entre sí, dependiendo de si responden al calor o al frío.

Cuando el frío se vuelve excesivo el tratamiento inicial para la hipotermia debe ser suave. Demasiado movimiento puede precipitar un paro cardíaco, por lo que una víctima debe ser trasladada con cuidado a un lugar cálido y seco. Debemos evitar masajear o frotar a la persona. El calentamiento debe ser lento para evitar el afterdrop, una condición en la que la sangre fría de las extremidades continúa enfriando el núcleo del cuerpo.

El cuerpo humano bucea hasta 253 metros

Esta es la profundidad de registro actual para bucear sin oxígeno, pero el poseedor del récord, el buzo austriaco Herbert Nitsch, ha sufrido daño cerebral por el esfuerzo.

30 latidos por minuto

A medida que el afamado buceador Guillaume Néry hace su descenso, su ritmo cardíaco disminuye a unos 30 latidos por minuto y sus vasos sanguíneos se contraen, enviando sangre a partes de su cuerpo donde más se necesita oxígeno. Esto se llama el reflejo de buceo de mamíferos.

Tras una carrera llena de éxitos Néry, en septiembre de 2015, intentó bucear a 129 metros. Por error, los organizadores del evento habían establecido la línea de buceo en 139 metros. Néry alcanzó el objetivo, pero se quedó sin aire cuando se acercó a la superficie, perdió el conocimiento y sufrió un trauma bárico pulmonar, que dañó su cuerpo y puso fin a su carrera. Hace mucho tiempo que se retiró del buceo, ahora sabe el punto exacto que marca el límite del cuerpo humano.

A lo largo de su carrera, Néry estableció nuevos récords mundiales en tres ocasiones. Su inmersión más profunda sin oxígeno fue de 126 metros, y ha contenido la respiración bajo el agua durante 7 minutos y 42 segundos.

Atolón Bikini

Atolón Bikini ¿Cómo es posible su sorprendente recuperación?

Grandes mastodontes del mar BOKA Vanguard

Grandes mastodontes del mar que podrían con rascacielos