Death In Paradise: Temporada 9

09.01.2020
Your rating: 0
5 1 vote

El equipo de policía de la serie Crimen en el paraíso (Death In Paradise) continúa investigando y resolviendo misteriosos crímenes: desde un aparente asesino en serie la víspera de Año Nuevo, hasta el hallazgo de una artista que ha sido envenenada en su estudio.

El detective Jack Mooney (Ardal O’Hanlon) parece haberse establecido en la isla, y ahora además ha conocido a alguien. Anna (Nina Wadia) es una mujer divorciada que se encuentra haciendo turismo y que es testigo en una importante investigación criminal. En la comisaría de policía conoce a Mooney y, muy pronto, se establece un vínculo entre ellos. El inspector es viudo, pero considera que ya está preparado para mantener una relación romántica.

Y lo cierto es que el amor prospera, así que Mooney decide abandonar Saint Marie para viajar por el mundo con la que ya es oficialmente su nueva novia. ¿Quién ocupará su puesto?

Tras la marcha del Inspector Mooney, la policía de Honoré debe encontrar rápidamente un reemplazo. Desde Manchester llega el Inspector Neville Parker (Ralf Little) con la misión de resolver el aparente suicidio de un turista británico. Su incorporación a la serie se producirá a partir del quinto capítulo de la temporada.

Pero, aunque solo lleva una muda en la mochila, las circunstancias hacen que decida quedarse mucho más de lo que tenía previsto y aceptar el puesto que acaba de quedar vacante. A Neville no le gusta viajar, es muy despistado y tiene muchos problemas de salud: básicamente es alérgico a todo, y su piel se quema muy fácilmente con el sol, así que no es precisamente la persona más adecuada para vivir en el Caribe.

La transición a la nueva situación es complicada, y en un primer momento el nuevo Inspector Jefe no acaba de encajar bien en el equipo. Su nueva compañera Madeleine Dumas (Aude Legastelois), la oficial Ruby Patterson (Shyko Amos) y el oficial JP Hooper (Tobi Bakare) se llevan bien con él, pero todos coinciden en que es una persona de trato difícil, con manías y con algunos problemas de salud que suponen una gran incomodidad para los que le rodean.

Sin embargo, poco a poco le irán aceptando y se irá ganando el respeto y la amistad de todos, aunque con una excepción: al comisario Selwyn Patterson (Don Warrington) no le cae bien, y piensa que no tiene lo que se requiere para ocupar el puesto de Inspector Jefe.

¡Pero sorprendentemente los crímenes se resuelven! Neville aporta al equipo una forma nueva y diferente de acercarse al delito. Al abordar un caso, querrá que su equipo sepa instintivamente lo que no encaja en la escena del crimen. Los pequeños detalles que desentonan son importantes, y esta línea de investigación será nueva para los policías de Saint Marie.