HBO España estrena la serie ‘We’re Here’: llegan las drags queens

We're Here serie drags queens

Las drags queens de We’re Here llegan para revolucionar HBO España. LO harán a partir de mañana viernes 24 de abril.

«Estamos aquí» es el comienzo de una declaración, una que continúa: «Somos raros. Acostúmbrate». Es un grito de guerra, nacido en medio de una epidemia devastadora. Popularizado en el apogeo de la crisis del SIDA, es un mensaje de celebración y serio. La misma mezcla desafiante de alegría y lágrimas también impulsa la nueva serie de realidad We’re Here, una oda al mor y respeto.


Porque lo que necesitamos en este momento son algunas drag queens para ayudarnos a caminar y encontrar un terreno común para todos.

La premisa de We’re Here puede hacerte pensar que ya sabes de que va la nueva serie de HBO España incluso antes de haber visto un minuto. Te equivocas,

En cada episodio, RuPaul’s Drag Race, Bob the Drag Queen, Eureka O’Hara y Shangela Laquifa Wadle llegan a un pequeño pueblo con todo su atuendo, se instalan durante unos días, capacitan a un grupo de nuevas drag locales y escenifican una actuación especial. Si suena como » Queer Eye «, pero hazlo arrastrar y haz que MAGA diga, bueno, lo es.

Drags queens al ataque

En los primeros tres episodios, el trío se mueve por Gettysburg, Pennsylvania; Twin Falls, Idaho; y Branson, Missouri, donde encuentran una buena cantidad de miradas confusas y hostilidad poco velada. Trabajan con personas que podrías imaginar como candidatos a un espectáculo como este. Está Hunter, por ejemplo, un artista de maquillaje que anhela salir de su pequeño pueblo y dice que siente que lleva una pesada mochila todo el tiempo. Pero también son mentores de Brandon y Mikayla, un hombre trans y su esposa. Trabajan con Tanner, un joven cuyo reciente abrazo al cristianismo le ha hecho renunciar a su extraña identidad. «Tenía que seguir la ruta de la Biblia», le dice a Bob, y agrega: «Es algo con lo que lucho a diario». También son mentores de la preocupada madre de Tanner.

Trabajan con personas heterosexuales que son aliadas y con personas que intentan desaprender su homofobia. Y en cada parada, ambos bandos muestran que el país no está tan civilizado o furiosamente rojo o azul.

Algunas personas de la ciudad pueden expresar reticencias a asistir a un espectáculo de drags queens, pero, sinceramente, ¿no fue difícil convencer a tus padres que la comida para llevar no tenía por qué ser mala? La mayoría desconoce el tamaño de la población gay en su comunidad y todos tememos miedo a lo desconocido.

La visibilidad puede ser mayor ahora que nunca, somos más abiertos que nuestros abuelos pero los crímenes de odio siguen aumentando. El la maté porque era mía, o porque era diferente,… y es obvio que esas batallas son más duras en lugares marcados por el conservadurismo profundo y religión fundamentalista.

El título de la serie original de la frase «We’re Here» (Estamos aquí) no anuncia la llegada de las drags queens, sino su existencia. Yo no soy gay, ni rubia y ni siquiera demasiado alta pero sé que personas así existe. Esta serie no te dice que tengas que ser como sus protagonistas, habla de que no niegues su existencia.

Ver We’re Here en este momento es tan extraño como ver cualquier otra cosa creada antes del coronavirus; dependiendo de cómo fue tu excursión a hacer compra de papel higiénico esta mañana, solo la vista de multitudes felices bailando y abrazándose puede ser suficiente para desencadenar un largo llanto. En un nivel más profundo, es un espectáculo sobre amar, realmente amar, a tu prójimo. Lo hemos aprendido de un millón de formas nuevas en las últimas semanas. «Pedir ayuda es difícil», explica una de las reinas, «pero todos necesitamos ayuda». Y eso no es algo vergonzoso. Es algo para celebrar y bailar. Acostumbrarse a ello y superarlo (de ovarios, huevos o lo que tengas entre las piernas… en este caso da lo mismo).

Los primeros episodios de We’re Here

We’re Here está creada y producida por Stephen Warren y Johnnie Ingram; dirigida y producida por Peter LoGreco; Eli Holzman y Aaron Saidman son los productores ejecutivos para The Intellectual Property Corporation (IPC) de Industrial Media. Los intérpretes de las drags queens protagonistas Caldwell Tidicue (Bob the Drag Queen), David Huggard (Eureka O’Hara) y D.J. Pierce (Shangela) ejercen de productores consultores.

Episodio 1: “Gettysburg, Pennsylvana”
Viernes 24 de abril

Bob the Drag Queen, Eureka O’Hara y Shangela Laquifa Wadley llegan a Gettysburg, Pensilvania para organizar un espectáculo drag de una noche con artistas locales que necesitan un poco de apoyo y empoderamiento: Hunter, un joven gay maquillador que anhela una relación más cercana con su padre; Darryl, un administrativo de la universidad local que quiere contar su historia racial en Estados Unidos mientras es aliado efectivo para la comunidad LGBTQ; y Erica, una madre cristiana conservadora que quiere reconectar con su hija Hailey, de la que se separó y que se declaró bisexual hace poco.

Dirigido por Peter LoGreco.

Episodio 2: “Twin Falls, Idaho”
Viernes 1 de mayo

Bob, Eureka y Shangela se dirigen al oeste, a Twin Falls, Idaho, una comunidad conservadora, predominantemente mormona en Magic Valley. Allí, conocen a Michael, Owen y Amelia, un grupo de artistas drag locales que necesitan ayuda para armar una comunidad. Para hacerlo, las reinas trabajarán con: Clifton, un músico joven y heterosexual que intenta enmendar su pasado poniendo a prueba su definición de masculinidad; y Brandon, un hombre trans, y su esposa, Mikayla -novios desde el instituto y de familias religiosas- que quieren celebrar la boda que no pudieron la primera vez.

Dirigida por Peter LoGreco.

Episodio 3: “Branson, Missouri”
Viernes 8 de mayo

En Branson, Missouri, una ciudad del mundo del espectáculo justo en el medio del ‘Bible Belt’ (región al sur de EEUU socialmente conservadora), Bob, Eureka y Shangela ayudan a tres lugareños que luchan por ser ellos mismos en una comunidad que se enorgullece de sus valores religiosos tradicionales. Entre ellos se encuentra Tanner, un joven actor que se pregunta si es posible ser cristiano y homosexual; Charles, un bailarín de formación clásica que quiere demostrar que no solo es gay, sino que está orgulloso; y Chris, un padre que lidia con problemas de salud mental que está decidido a abrazar sus emociones por el bien de su hija.

Dirigida por Peter LoGreco.