Los Simuladores| Serie - Temporadas - Episodios - Noticias - Imágenes Pizquita.com
Imagen Los Simuladores

Los Simuladores


Título original: Los Simuladores
País: Argentina (adaptada para España)
Fecha de estreno original: 26 de marzo del 2006
Fecha de final original: 21 de enero del 2007
Género: Acción
Dirigida por: Jose María Caro, Salvador Calvo y Juan Pablo Lacroze
Guión:
Producción ejecutiva:
Música original de:
Nota de Pizquita.com:

Estado: Finalizada




Argumento de Los Simuladores:

La vida no es justa. El mundo no se rige por parámetros de equidad: los buenos no siempre ganan; los malos no siempre reciben su castigo, valores como la nobleza o la lealtad no siempre prevalecen. A todos nos gustaría que alguien, alguna vez, aunque fuera contraviniendo las normas, cambiara ese orden e hiciera que las piezas encajaran.
Ese alguien existe. Son un equipo. No son fáciles de encontrar, pero tienen la solución para los problemas. Son Los Simuladores. Y cada semana van a emplearse a fondo para resolver entuertos de todo tipo, no por cotidianos menos trascendentes para quienes los padecen.
Cuatro individuos, aparentemente normales, que pueden cruzarse contigo en cualquier calle, forman este peculiar equipo. Cuando alguien tiene un problema serio, quizás tenga la suerte de que un amigo le ponga en contacto con ellos. Será una persona a quien Los Simuladores ya han ayudado antes. Y quizá algún día, cuando su problema ya esté resuelto, ese último beneficiado le hará a algún conocido el favor de presentárselos.
Sus métodos son sofisticados, su estilo es depurado, su técnica es impecable, sus simulacros son prodigiosos. La planificación, la investigación, la caracterización y la ejecución, corren a cargo de cuatro especialistas. Organizan un impresionante despliegue de medios al servicio de cada simulacro. Son los mejores en esto. Y son los únicos.
Desgraciadamente, no es posible contar con ellos para solucionar problemas reales, porque son ficticios.
Creada originalmente en Argentina, Los Simuladores tiene elevados niveles de calidad y por lo espectacular de sus tramas. Los conflictos y el lenguaje son universales y los casos pueden ocurrir en cualquier lugar. Los Simuladores son un grupo especializado en la realización de operativos de simulación. Cuatro socios constituyen un equipo que busca la solución a los problemas que les plantean sus clientes, y para ello, organizan un sofisticado simulacro y crean una realidad falsa encarnando cada uno de ellos una función clara y definida. Tanto los personajes como el desarrollo de los propios simulacros cuentan con un tratamiento visual que aúna la sofisticación y la ternura.
Los Simuladores son muy profesionales y se dedican muy seriamente a lo que hacen. Parten de la base de que en el mundo actual los códigos éticos están muy invertidos y eso provoca sufrimiento a los más débiles. Ellos se encargan de revertir la situación en favor de sus clientes y siempre hacen objeto del engaño a la persona éticamente más cuestionable.
Los simuladores no se mueven por fines altruistas, ni tienen como objetivo cambiar el mundo. Sus motivaciones son estrictamente económicas, y no se cuestionan si lo que van a hacer es correcto o no, sino que responden a las necesidades de sus clientes.
La serie no realiza ningún tipo de planteamiento ético o moral sobre el modo de actuar del grupo. Los simuladores manejan su propio concepto de justicia, siempre con un fin noble. Son justos, pero políticamente incorrectos.
Los simuladores utilizan los mínimos recursos para llevar adelante sus trabajos. El ingenio y la creatividad son explotados al máximo, lo que puede interpretarse como una metáfora para demostrar que el dinero y el poder no siempre ganan.
Todo vale si es por un buen fin
Los simuladores no se mueven por fines altruistas, ni tienen como objetivo cambiar el mundo. Sus motivaciones son estrictamente económicas, y no se cuestionan si lo que van a hacer es correcto o no, sino que responden a las necesidades de sus clientes.
La serie no realiza ningún tipo de planteamiento ético o moral sobre el modo de actuar del grupo. Los simuladores manejan su propio concepto de justicia, aunque siempre con un fin noble. Son justos, pero políticamente incorrectos.
Los simuladores utilizan los mínimos recursos para llevar adelante sus trabajos. El ingenio y la creatividad son explotados al máximo, lo que puede interpretarse como una metáfora para demostrar que el dinero y el poder no siempre ganan.
La serie da por descontada la participación y la complicidad del espectador para dejarse arrastrar e introducirse en el terreno de la ficción. El espectador se involucra en lo que va ocurriendo en el capítulo, y por eso las simulaciones se convierten en algo mucho más interesante.
La serie se gestó originalmente en Argentina, donde cuatro actores y un director, amigos entre sí, decidieron crear y producir una trama en la que un grupo de especialistas se encarga de solucionar "pequeños problemas cotidianos" a cambio de dinero. La cadena Telefé compró los derechos y Los simuladores se convirtió enseguida en una serie de culto en aquel país, con gran acogida de público y crítica, y de la que todavía se ofrecen reposiciones con buena audiencia.
El equipo de la serie original estaba compuesto por Federico D'Elía (que interpretaba a Mario Santos, papel que repite en la versión española), Diego Peretti (en el papel de Emilio Ravenna, el responsable de las caracterizaciones), Alejandro Fiore (como Pablo Lamponne, el encargado de técnica y movilidad) y Martín Seefeld (que encarnaba a Gabriel Medina, el hombre que investiga a los clientes y "víctimas" de cada caso) El quinto componente era Damián Szifron un joven cineasta, responsable de la idea original de esta serie de la que se grabaron 24 capítulos (13 en la primera temporada y otros 11 en la segunda).
Uno de los grandes méritos de la serie fue dirigirse a todos los públicos, cuidando el lenguaje y la ausencia de violencia, aportando en cambio unas abundantes dosis de humor fino. El resultado fue que se convirtió en una de las series favoritas para ver en familia, lo cual, en términos televisivos, es sinónimo de audiencia. En el año 2003, Los simuladores fue el programa más visto de Telefé, con picos de 35,6 puntos, y desde entonces la cadena lo ha repuesto hasta en cuatro ocasiones.
Antes de venir a España, los creadores de la serie vendieron los derechos de Los simuladores para hacer la versión chilena, que fue emitida el año pasado a través del Canal 13 de aquel país. Allí los protagonistas eran Bastián Bodenhöfer (Santos), Ramón Llao (Lorca), Daniel Alcaíno (Ravena) y Benjamín Vicuña (Medina).
Desde el primer capítulo, el espectador se queda enganchado por unos casos perfectametamente reconocibles, por unos diálogos ingeniosos, y, sobre todo, por los montajes que los protagonistas ponen en marcha para resolver los problemas que se les plantean.
Hasta el más mínimo detalle de la serie está pensado para cumplir con los máximos niveles de excelencia. Las situaciones, los guiones, la música, el vestuario, los escenarios, todo tiene una calidad extraordinaria que sin duda apasionará a los espectadores.
Otra de las características esenciales de Los Simuladores es que no está rodada en platós. Para eliminar cualquier asomo de artificio, toda la acción transcurre en exteriores e interiores naturales. No hay ningún set de rodaje, la única trampa es la que urden los protagonistas, lo que se ve en pantalla es real como la vida misma.
La música también tiene un protagonismo especial en la serie. Desde la sintonía de la cabecera, de inspiración cool jazz, que se identifica perfectamente con el estilo de las imágenes introductorias, hasta los temas que aparecen de fondo en las tramas, o son tarareadas por los personajes. Temas clásicos como “If you leave me now” de Chicago, “Yesterday I heard the rain” de Tony Bennet, o “Chiquitita” de Abba forman parte de la banda sonora de la serie.
Alta Definición
Además de la calidad de los guiones, que se mueven permanentemente entre el mejor suspense y el más fino humor, la serie brilla también por la calidad de su imagen, rodada en alta definición y en formato 14/9. Unos parámetros que la hacen única.
Los Simuladores es la primera serie de Sony en HD para una televisión de espectro nacional. Actualmente, se utilizan tres formatos básicos para la grabación: 4/3 (pantalla casi cuadrada) 16/9 (pantalla panorámica) y 14/9 (formato intermedio, que reduce las franjas negras por encima y por debajo de la imagen). Después de realizar numerosas pruebas en los tres sistemas, tanto la productora como la cadena apostaron por el 14/9.
La serie está rodada con cámaras HDW750, que graban en HD a 25p, es decir, en formato progresivo como el cine, pero en 25 fotogramas, como la TV, por lo que son las mejores cámaras para rodar HD para televisión en este momento.
Personajes
Santos (Logística y Planificación)
 Es el intelectual, la razón, la inteligencia. Es el cerebro del equipo. Guarda cierta distancia tanto con sus compañeros como con los posibles clientes, lo que le permite manejarse mayor frialdad y lucidez. Es un tipo sofisticado: habla bajo, camina pero nunca corre, sabe de vinos, de música, de pintura, de caballos y habla varios idiomas.
León (Técnica y movilidad)
Representa lo técnico, lo expeditivo, lo concreto, lo tangible. No puede prescindir de órdenes o directivas. No hay dilemas morales con él, lo que Santos califica de correcto es correcto, confía absolutamente en él, sin cuestionarse absolutamente nada. Durante los operativos se encarga de la técnica y la movilidad.
Jota (Caracterización)
Es el artista. Aporta la magia, el talento, lo singular. Es ocurrente, sorprende con sus ideas y decisiones sobre la marcha. Tiene una gran debilidad por las mujeres lo que le impide mantener relaciones duraderas. Durante los planes es el camaleón: crea personajes, se disfraza y tiende a ser el protagonista de las puestas en escena.
Medina (Investigación)
Se encarga de averiguarlo todo sobre los clientes y sobre las posibles víctimas de los operativos. Es afectivo, sensible, contradictorio. Se involucra afectivamente con todo y con todos. Tiene un sentido de la justicia no sólo racional, sino sentimental. No tiene casa propia, ni familia, ni problemas demasiado concretos.
Actores
Los actores que encarnan a los cuatro protagonistas cuentan con una dilatada carrera en cine, televisión y teatro. Federico D’Elia (Santos) ha aparecido en películas argentinas como “Héroes y demonios”, “Caballos salvajes” o “Tango feroz: la leyenda del tanguito”, y fue uno de los creadores y productores de la serie original en Argentina. Bruno Lastra (Medina) ha desarrollado toda su carrera en Inglaterra y ha aparecido en varias películas inglesas y norteamericanas, entre las que cabe destacar “Código 46” junto a Tim Robbins. César Vea (León) y Antonio Garrido (Jota) son rostros habituales en series españolas de gran éxito, y han coincidido, por ejemplo, en “Al filo de la ley” y “Hospital Central”. Además, Vea tiene en su haber películas como “Torrente. El brazo tonto de la ley”, “Barrio”, “Insomnio”, “Tierra” o “Bwana”. Por su parte, Garrido ha intervenido en “Camarón” y estrenará próximamente “El camino de los ingleses” a las órdenes de Antonio Banderas.
El espectador irá conociendo a los personajes principales a través de pinceladas muy sutiles, dosificadas a través de los sucesivos episodios. Poco a poco se irán desvelando sus manías, sus aficiones, sus debilidades, sus problemas, su personalidad.
A su lado, en cada episodio aparecen actores y actrices de primer orden interpretando a los personajes que intervienen en las tramas. Por la serie pasarán, entre otros, Federico Luppi, Lola Dueñas, Abel Folk, Alberto Jiménez, Ana Risueño y Xavier Elorriaga.
El secreto de la serie radica en que los actores principales pueden ser cualquiera que pasa a nuestro lado. Ese es su poder: que los personajes que interpretan son normales, no levantan sospechas, pasan desapercibidos, pueden aparecer y desaparecer de nuestras vidas sin dejar rastro. Sin embargo, la aparición de episódicos de lujo da a la serie un carácter excepcional.
Las ideas de los capítulos son originales, pero las tramas son insólitas e ingeniosas: un hombre que quiere recuperar a la mujer que le ha abandonado. Otro pretende separarse de su esposa pero no se atreve a decírselo. Un padre no sabe qué hacer para que su hijo apruebe los 7 exámenes que necesita para pasar de curso. Una madre quiere evitar que su hija se haga una operación de estética. O una joven a la que le aterra la idea de que sus humildes padres hagan un papelón al asistir a la fiesta de cumpleaños del padre de su novio de clase alta.
El mecanismo es el siguiente: una persona con un problema en particular contacta con ellos y tras aceptar las condiciones del acuerdo (el doble de lo que cuesta el operativo y una futura participación en otras misiones), el plan se pone en marcha. A partir de ahí, despliegan una ingeniosa puesta en escena -que les lleva a transformarse en policías, ladrones, taxistas, mozos, médicos, o lo que haga falta- para cumplir sus objetivos.
Al igual que en el guión, hasta el más mínimo detalle está calculado milimétricamente. Y eso incluye no sólo la parte visual sino también la ambientación. La banda sonora (con abundantes melodías clásicas, orquestales, de jazz e incluso de tango) ayuda a crear climas especiales y a anclar imágenes en ciertos aspectos.


El elenco de Los Simuladores:



Imágenes por temporada:




Últimas imágenes añadidas a la ficha de Los Simuladores:



Noticias de la serie Los Simuladores: