Noticias Estados Unidos

‘Goliath’ es renovada para una temporada 2 en Amazon

Serie de televisión Goliath

La justicia es ante todo una cuestión de moral. Por la que la institución debe proteger el interés colectivo frente a los intereses privados. Por lo menos en teoría, y es la teoría que David E. Kelley y Jonathan Shapiro exponen en ‘Goliath‘, serie de Amazon que acaba de ser renovada para una segunda temporada.

En la segunda temporada Clyde Phillips (‘Dexter’, ‘Nurse Jackie’) tomará las riendas como showrunner y productor ejecutivo, uniéndose al equipo de productores que incluye a David E. Kelley, Jonathan Shapiro y Ross Fineman.

David E. Kelley fue un gran guionista. Primero bajo la férula de su mentor Steven Bochco, luego cuando solo se impuso como uno de los autores los más envidiados y más cortejados de la televisión a finales de los años 90 y a principio de los años 2000. Él no encontró desgraciadamente su sitio entre la nueva ola de series que se impuso desde hace diez años, encadenando desengaños con una regularidad bastante constante. Con ‘Goliath‘ parece que se rompe la mala racha.

«Amazon está orgullosa de Goliath y del increíble trabajo de Billy Bob», dijo Joe Lewis, director de comedia, drama y RV en Amazon Studios. «Los grandes programas como este ayudan a elevar el arte de contar historias. Estamos deseando mostrar a nuestros clientes una nueva temporada pronto».

Goliath’ se centra en un brillante abogado (Thornton) caído en la marginalidad bajo el efecto de la desilusión y del alcohol, que empieza su camino a la redención después de que un cliente que defendió con éxito de un cargo de asesinato mató a una familia. Thornton ganó, en enero, un Globo de Oro por esta interpretación de un vaquero urbano, un justiciero que defiende a la viuda y al huérfano.

La serie tiene sus partes buenas y sus fangos. Posee un personaje protagonista extraordinariamente interpretado pero que no deja de ser un abogado mercenario, viviendo en su maleta, en un motel o donde cuadre. Algo muy manido. Lo bueno es la gran crítica que se hace a la institución y a otras muchas cosas.

Por ejemplo en su alegato final (porque esto se acaba siempre con un alegato), Billy McBride (Thornton), les explica a los jurados que las grandes compañías no sufren, no sangran, no son humanas y no pueden ser asimiladas y comparadas con individuos aunque empleen a gente. La apuesta de la serie es denunciar la brutalidad de los grandes conglomerados que justifican sus actividades por la defensa de los intereses americanos. Se trata de afirmar que economía de goteo* (que Donald Trump prosiguió como línea de su política económica) es una vasta superchería.

En una parábola del combate de David contra Goliath, Billy se enfrenta en ‘Goliath‘ al antiguo bufete de abogados que fundó en otro tiempo con Donald Cooperman (William Hurt). Para quedarse en el cliché, McBride es ayudado por una prostituta a media jornada, por una abogada irascible y poco competente y por una secretaria obesa pero eficaz.

Goliath‘ no es en sí una mala serie, pero es como si perteneciera a otra época.

 

 

* Efecto de filtración de la riqueza desde las capas sociales más altas hasta las más bajas

Comentarios

Suscríbete al blog por correo electrónico

To Top